“Añover tiene algo que aportar a la historia”

Cota 677 presentó los resultados del Estudio y revalorización de los restos de la Guerra Civil en Añover.

La presentación estuvo a cargo de Ángela Crespo Fraguas, del equipo de investigación arqueológica Cota 667 y de la Universidad de Castilla-La Mancha, y Miguel Ángel Díaz Moreno, también miembro del grupo Cota 667 y se realizó durante la Semana Cultural.

Antes y después de la conferencia, los presentes pudieron apreciar una muestra representativa de los restos hallados durante las prospecciones realizadas en nuestro municipio. Los conferenciantes dejaron claro que el estudio arqueológico de la Guerra Civil es importante como el de cualquier otro periodo histórico relevante y que sus restos forman parte del patrimonio español.

Por su parte, Alberto Rodríguez Parra, recordó el papel estratégico que tuvo Añover de Tajo durante el conflicto ya que sus tierras eran parte del frente que dividió España hasta casi el fin la guerra. Su conclusión fue: “Añover tiene algo que aportar a la historia”. Al final de la presentación, el alcalde entregó los diplomas a los estudiantes de la Universidad de Castilla-La Mancha que colaboraron en el proyecto.

Moneda de Añover durante la Guerra Civil

 

Los resultados

La prospección (búsqueda en superficie) se realizó en distintos parajes del municipio. En las zonas que encontraron más restos fue en la Dehesa de Veragua, Los Hijares, Valdelobos, Las Barrancas y La Alhóndiga. En el cerro de San Gregorio, conocido entre los añoveranos como Cerro de San Blas, donde se encuentran los restos de los bunkers que funcionaban como observatorios, se encontró poca munición. Esto se explica porque la lucha se concentró en las zonas más cercanas al Puente de Reina cuando las fuerzas sublevadas intentaban llegar hasta Aranjuez.

restos guerra civil

Durante la prospección se han encontrado una bayoneta, dos cantimploras, anillos de metal de los ojetes (agujeros por donde se pasan las cuerdas para sujetar lonas) y mucha munición.

Se halló munición de fabricación mexicana, británica, francesa, alemana y española. La munición de producción española anterior a 1937 es predominantemente republicana y la que es posterior a esa fecha fue esencialmente usada por el ejército franquista.

De la vida diaria también se encontraron latas de conserva, abrelatas (con su distinguible forma en ele), trozos de vidrio y restos de una cuchara. Uno de los restos de vidrio se pudo deducir que pertenecía a una botella de “Monja Quina”, un vino envasado en Cádiz y del cual el ejército franquista se proveía.

Durante la guerra, Añover emitió su propia moneda ya que el dinero republicano no era admitido en las zonas controladas por los militares sublevados. Ante la escasez de efectivo, Añover emitió una moneda provisional de cartón cuyo valor fiduciario estaba establecido por un sello de correo. Llamativamente el bando franquista sí aceptaba los sellos de correo impresos por el gobierno republicano.

Vídeo en 3d del observatorio.



Restos de la Guerra Civil

Compártelo!