¡Al tradicional y apetitoso Roscón!

Ya llegan los Reyes, y con ello podemos apreciar el olor que se percibe en las calles añoveranas, un olor tradicional, el olor al típico Roscón de Reyes, pero, ¿Sabes cuál es su origen?

Cuenta la historia que el cocinero de la Corte de Luis XV, de origen eslavo, quiso obsequiar al Monarca el día de la Epifanía con un roscón tradicional de su tierra, pero con una sorpresa en su interior: un medallón de diamantes que compró gracias a la colaboración de otros miembros del servicio. Luis XV quedó encantado con el invento y se dedicó a propagarlo, con una moneda en su interior como sorpresa, entre la aristocracia francesa y europea. Así fue como, a lo largo del siglo XVIII, llegaría a España, donde recibió una excelente acogida.

Es la hora de hornear los Roscones de Reyes y Añover cuenta con tres pastelerías, dos de ellas llevan décadas con nosotros y están impregnadas de una esencia tradicional que nos hace volver el recuerdo a nuestra infancia (“Pastelería de Ernesto y Tere” y “Pastelería Batres”). La tercera, “Pastelería Añover”, cuenta con la innovación y el espíritu emprendedor de un joven de la localidad, el cual ya ha conseguido algún éxito a sus espaldas y es que quedó tercero de España en el concurso “Espíritu de Equipo”.

Nuestras tres casas reposteras nos han abierto sus puertas y nos han dejado participar en esta típica labor. Hemos tomado nota, como buenos alumnos, y aquí os dejamos los ingredientes: harina, leche, levadura fresca, azúcar, mantequilla, piel rallada de limón/naranja, sal, huevos, agua de azahar, frutas scarchadas y la tradicional figurita horneable.

Para la realización de este postre navideño contamos con tres pasos esenciales a seguir. Sólo conseguiremos un Roscón digno de la mesa de Reyes si no olvidamos, en primer lugar, amasar bien la mezcla, dar la forma que se desee, fermentar esa masa, y por último cocer después de adornar.

Como podéis comprobar, en nuestro pueblo no falta talento y dedicación, acompañados de la ilusión que proporciona un trabajo bien hecho y es que cada 5 de Enero, nos acompaña a la mesa un trocito del alma de nuestra localidad, repartida en sus roscones.

Desde aquí, desear una feliz noche de Reyes y agradecer a estos establecimientos la amabilidad y el trato recibido, a pesar de que nos acogieron mientras trabajaban. Por último, recordar a los añoveranos que según la tradición, al que le sale la figurita en el Roscón, lo paga entero, así que… ¡Cuidado con las sorpresas!

Compártelo!